“Hoy es un día perfecto para ir de compras”, pensó María. Normalmente se ve sofisticada, guapa y sexy… menos esa tarde, cuando cayó en la cuenta de que había aumentado de peso.

Pues allá se tuvo que ir, desterrada al fondo de las tienda, a la tenebrosa sección las tallas grandes donde predominan, como si de un relato de terror se tratara, los colores oscuros, los modelos discretos, la sobriedad menos estética.

Una de las diseñadoras que quiso poner fin a estos relatos de terror fue Elena Miró. Y lo consiguió. Miró es una de las pocas firmas de tallas grandes que desfila en las pasarelas internacionales. Al contrario que la tendencia actual, Miró reinventa las curvas y sabe ofrecer la máxima sensualidad a los cuerpos que más lo merecen, como el que aparece en la fotografía. ¿No creéis que este vestido le sienta impresionante?

Las más jóvenes cuentan también con Algodonia, una tienda online especializada en ropa para sentirse bien de la talla 44 a la 66.

Aquí os dejo una imagen de la modelo Tara Lynn (posando para Elle), quien asegura que no era feliz con su antigua talla (la 38) y que ahora, con sus kilos demás, no sólo puede seguir ejerciendo de modelo, sino que además se siente en paz consigo misma… ¿acaso no es esto lo más importante?

Si alguna lección nos da esta modelo, es que lo importante no es estar más delgado o más gord@, sino sentirse bien con uno mism@.

Y recuerda: lo primero que debes hacer para vestirte bien es definir tu propio estilo y ¡lucirlo sin complejos!

Irene T.

Anuncios