Hace poco viajé a Milán, no se porqué nunca me ha atraído demasiado, será por la imagen que creé en mi cabeza; cuna de la moda pret-à-porter  que hace quitar el esplendor de las cosas pequeñas (ojo no digo que no me guste el pret-à-porter).

No puedo decir que me haya defraudado Milán porque intuía que no era una ciudad “para mi”, pero de todas formas no puedo negar que sea una ciudad muy bonita, toda ella gira alrededor del Duomo, la catedral:

Al Lado del Duomo están las galerías Vittorio Emanuelle II, im-presionantes. En el lateral izquierdo del Duomo hay un mini centro comercial tipo El Corte Inglés, pero más lujoso, se llama Rinascente.

Anuncios