bohemode moda“La moda busca recuperar el esplendor perdido, aquellas felices décadas en las que el futuro sólo era una oportunidad para ser mejores y no se miraba con temor y reticencia”

Recuerdo la primera vez que escuché esa lapidaria frase por boca de mi madre, pensé que bromeaba. ¿Cómo iban a volver a llevarse las hombreras, los pantalones pitillo de talle alto o los cardados al más puro estilo Audrey Hepburn en “Desayuno con Diamantes”?

Al final el tiempo y los años han dado la razón a aquella sabia enseñaza. Aunque ahora viendo en el armario y totalmente mimetizados me parece hasta una broma de mal gusto pensar que puedan volver los pantalones de campana, las plataformas o las botas camperas. Sólo hará falta que en la próxima Semana de la Moda de alguna capital europea un diseñador de renombre desempolve aquella falda de tablas que quedaría relegada para siempre al uniforme de colegiala para que pronto nos inunden los comercios textiles con miles de imitaciones de tan codiciada prenda.

Cosas más raras se han visto. Desde que uno de los outfit básicos es poner ropa deportiva con tacones nada debería de extrañarnos. Podría parecer que la moda por momentos más que querer acercarse a la sociedad se aleja de ella o incluso trata de proponerle imposibles formas de identidad en forma de prendas.

Porque la moda es eso, un sello de una época, de un momento, de un presente. Pero quizá como el momento que nos ha tocado vivir ahora nos nubla el futuro, la moda, ahora más que nunca, mira al pasado, busca recuperar el esplendor perdido, aquellas felices décadas en las que el futuro sólo era una oportunidad para ser mejores y no se miraba con temor y reticencia.

Para rescatar ese optimismo allá donde se haya quedado, por eso la moda siempre vuelve.

Zeltia R.

Anuncios